Al igual como ocurrió con la portabilidad telefónica, ahora muchos emprendedores tendrán la libertad de elegir entre diversas instituciones financieras donde poner sus ahorros, sus cuentas e incluso sus créditos.
Una buena noticia en beneficio de la posibilidad de escoger lo que le conviene más a cada uno.